Transforma tu idea en un emprendimiento online

Lo virtual toma más protagonismo como un medio de vida que posibilita trabajar desde cualquier lugar. Aquí te cuento cómo empezar a pensar tu idea en digital.

Momento previo

Buscás un cambio. Querés manejar tus horarios, trabajar desde cualquier lugar e imprimir tu sello en algo que además, por qué no, genere ingresos.

O también entendiste que el consumo en el mundo hoy,  se rige principalmente a través de una pantalla.

Y de eso se trata. De llevar tu saber, tu pasión y eso que los demás necesitan a internet.

Yo estuve ahí, sé de lo que se trata. El camino hacia la transformación digital puede resultar abrumante.

La multiplicidad de información circulante en las redes hace que dar en la tecla con lo que cada quien precisa, lleve su tiempo.

Por eso, en este camino que recorrí, aprendí los aspectos fundamentales que quiero transmitirte para que tu experiencia sea más efectiva.

Todo lo que brilla no es oro

Emprender en líneas generales pero más aún en el terreno online, implica un proceso de planificación, ejecución y constancia.

Por tal motivo, si encuentras alguien que te prometa ganancias inmediatas y cifras ideales, y no hacer prácticamente nada, seguí de largo.

Desarrollar un proyecto online significa invertir tiempo y apostar a capacitarte en nuevas áreas o delegar algunos servicios pagos.

Pero ésto último, no te exime de la dedicación, constancia y la apertura para ajustar la clavijas sobre la marcha.

La pregunta que podes hacerte en este punto es si tenés disposición para hacer todo esto.

Si la respuesta es afirmativa, seguí leyendo que te cuento paso a paso mi propia experiencia:

Tu idea debe reflejar tu esencia

Significa que para conectar con la audiencia a la que te dirigis, es necesario que tu proyecto imprima tu ADN.

Si a vos no te convence una idea, imagina que menos podrás lograr credibilidad frente a otras personas.

Esto ocurre cuando se comienzan emprendimientos por el solo hecho de tratar de ganar dinero.

Y se recurren a ideas supuestamente validadas pero que no tiene nada que ver con quien las lleva a cabo.

Imagina que yo quiera vender clases de cocina porque mucha gente consume este tipo de productos, pero cocinar es algo que me resulta tedioso.

Por tal motivo, tiene que ser algo que disfrutes hacer.

En mi caso, durante mucho tiempo trabajé como psicóloga en orientación, y capacitación en rrhh.

Sumado a mi pasión por viajar y contar historias, llevé mi expertise al mundo online para trabajar desde cualquier lugar.

La esencia es la misma, ayudar a conectar a los demás con lo que los apasiona. Pero con un plus: diseñar un plan para la transformación digital.

Aportar valor

El segundo paso es preguntarte ¿qué problemas resuelve mi idea?

Para que tu proyecto sea atractivo, debe aportar soluciones a preguntas o inquietudes que tu público objetivo tenga.

Este es un punto de mucha investigación. Para destacar del montón, hay que encontrar un diferencial.

Lo primero que tenés que hacer es observar qué ofrece el mercado en el rubro elegido. 

Qué comentarios, consultas aparecen de la audiencia que podría ser la tuya.

Y en base a eso, pensar cuál puede ser tu distintivo. 

Aquí se juega mucho tus valores, tu personalidad y cómo eso que en principio muchos hacen, lo podes personalizar con tu estilo.

Organizar la agenda

El tiempo es una variable subjetiva y a la hora de iniciar un nuevo proyecto, debes considerar tener un valor objetivo de referencia en este aspecto.

Una de las principales dificultades que surgen habitualmente, es conciliar los emprendimientos con otros trabajos o la familia, y otras actividades.

Porque para crear un proyecto en el mundo online, vas a necesitar una estrategia de comunicación entre otras cosas, y eso lleva tiempo y dedicación.

En mis inicios, tenía dos trabajos y casi no tenía momentos libres en mi día.

Por eso entendí que para empezar era imprescindible disponer aunque sea de 30 minutos al día para ir paso a paso.

Entonces, en la puesta en marcha, deberás destinar un espacio en tu agenda para trabajar en tu idea y sostenerlo a través de las semanas para que avance progresivamente.

Cuando esté listo, es importante planificar cuántas horas le dedicarás al día para distribuir las tareas a lo largo de la semana para optimizar tu tiempo.

Herramientas de trabajo

Una vez que tenés la idea, cuál será tu aporte, cuánto tiempo le dedicarás al proceso creativo y posteriormente al proyecto propiamente dicho, llegó la hora de pensar qué herramientas digitales necesitas para desarrollarlo.

En este punto tenés que pensar en dos puntos: la comunicación en redes y web si elegis tener una, y por otro lado el contacto con tu audiencia y potenciales clientes.

Generar contenido en tus redes sociales, administrarlas, crear una web, acordar reuniones virtuales y hasta tener una agenda online son algunos de los aspectos a tener en cuenta a la hora de buscar y analizar qué funciona y qué no para vos.

En mi recorrido, fui probando diferentes aplicaciones, proveedores hasta ir armando mi Caja de Herramientas con la referencia de lo mejor para mi.

Disfrutá del proceso

Sumarse a la transformación digital es un viaje que tiene varias paradas. En cada una vamos aprendiendo algo nuevo de las nuevas actualizaciones que aparecen, pero también de nuestros errores.

Nadie te va a dar la fórmula mágica para triunfar. Lo único que va a garantizar tu éxito es la constancia, la paciencia y la apertura para los cambios.

Emprender en el mundo online es apasionante. La posibilidad de trabajar desde cualquier lugar y aportar algo a la vida de alguien. 

Pero esa es mi experiencia. Vos tenés que hacer la tuya y probar. Y para eso no hay recetas. Sólo disfrutar el proceso y no perder de vista tus objetivos.

Hasta aquí, lo principal para empezar. Si querés que te acompañe en este recorrido, este camino es para vos.

¿Te gustó el post?Dejame un comentario sobre aquellos puntos que te gustaría profundizar y te responderé con mucho gusto.

Ahora te pido un favor,

Ayudame a crecer compartiendo mi material para que otros emprendedores puedan empezar su camino ¡Gracias!

Mari

Añadir comentario