Toronto a pleno en 3 días

Explorar las calles de Toronto puede ser una experiencia llena de sensaciones que van desde la paz absoluta hasta la adrenalina pura sin escala.

A orillas del Lago Ontario emerge esta ciudad canadiense situada casi enfrente de New york.

Sus altos edificios que caracterizan la modernidad se entrecruzan con antiguas construcciones del siglo XIX, un estilo singular sin dudas.

El Old Town como su nombre lo indica es la zona que conserva los vestigios de otra época. 

Rememorando la historia

El St. Lawrence Market es un icónico complejo donde conviven diferentes puestos de comida donde se destacan los mariscos.

Funciona como mercado de frutas y especias, ofreciendo la posibilidad de degustaciones in situ para quienes lo visitan.

Cerca de allí, el Distillery District, con encanto artístico caracterizado por la arquitectura industrial de los años victorianos de Canadá.

Se puede disfrutar de la mejor cerveza artesanal en Mill St y contemplar esos edificios con ladrillos rojos en un sitio con tanta historia.

Si te gustan los dulces, una parada obligada en este lugar es la fábrica SOMA donde además, podrás llevarte un original chocolate artesanal.

El aroma del café recorre los rincones de las calles interiores del distrito, y proviene de Balzacs, un espacio donde el art decó y los blends dan un touch diferente para finalizar el recorrido.

Sin embargo en Toronto, todos los sentidos se convocan en diferentes experiencias. 

Dejando por un momento el gusto y el olfato, más allá del centro, el muelle donde tomaré una lancha taxi rumbo al primer contraste con la city.

A 10 minutos del centro emerge Toronto Islands, un oasis verde que aísla del bullicio del cemento.

Es un paseo ideal de media tarde, que incluye una playa a orillas del lago.

Subiendo la adrenalina

Una experiencia única y sólo para quienes estén dispuestos a la aventura, es la subida a la Torre CN.

La altura es de 368 metros y desde su pasarela exterior, la vista de toda la ciudad es increíble.

El mejor horario en verano para hacer la experiencia es a las 20hs porque permite contemplar el atardecer.

Un sistema de seguridad que incluye dos arnés reforzados, la compañía de un guía, dan tranquilidad a esta propuesta.

Las fotos que toma el guía suponen dos pruebas para sus protagonistas: colocarse de frente y de espaldas balanceándose al vacío con las puntas de los pies apoyadas en la pasarela.

Mucho más para ver

En el Financial District las luces al estilo Broadway nos muestran un centro comercial a cielo abierto.

El Yonge – Dundas Square emula un especie de Time Square donde transcurren eventos culturales.

Bajo la superficie

Los inviernos en Toronto suelen ser muy crudos, es por ello que para facilitar el tránsito y la vida diaria, se extiende a lo largo de 30 km bajo tierra el famoso PATH.

Más de 1200 negocios, restaurantes y servicios dan vida a estas galerías subterráneas comunicadas con los principales edificios de la city financiera.

También es un resguardo de los agobiantes días de verano. Un paseo que sin duda vale la pena recorrer en cualquier momento del año.

Los atractivos en esta ciudad, siguen tomando diversas formas, y es por eso, que un lugar para conocer es el Ripley’s Aquarium

Lo curioso de este acuario es la variedad de actividades interactivas con las miles de especies marinas que habitan aquí.

Se puede disfrutar de una pasarela móvil que atraviesa los estanques en forma de cueva. 

Los animales acuáticos transitan ante la mirada atenta de sus visitantes por encima de ellos.

Luego de tantas experiencias distintas, un refugio para unas buena cena es Reds Restaurant con un horario más amplio por la noche.

Otra opción para los más noctámbulos, es Boston Pizza que mantiene sus puertas abiertas hasta las 2 AM en el Financial District.

Un castillo en medio de la City

Como broche de oro de mi visita a Toronto, coroné mi recorrido en Casa Loma un “castillo”, con torres, pasajes secretos y juegos de misterio.

En verdad es una mansión con 98 habitaciones construida por un millonario devenida en museo.

Su nombre se debe a que está construida sobre una loma en uno de los barrios más residenciales desde donde puede verse toda la ciudad.

Toronto nos invita a recorrer la transformación de una ciudad que no para de avanzar pero guarda los vestigios de la historia que la define.

Hay que animarse. Ama lo que haces y te sorprenderás a dónde llegas.

Si te gustó el post, compartilo para que más aventureros puedan hacer su experiencia y descubrir todo lo que ofrece esta ciudad canadiense.

Muchas gracias!

Extra tips

  • La moneda es el dólar canadiense.
  • El clima en verano es muy cálido durante el día, pero siempre llevá un rompevientos para la noche.
  • En invierno sus extremas temperaturas bajo cero dificultan el tránsito. La mejor época para visitarla es entre Abril y septiembre.
  • Por la noche las cocinas de los restaurantes cierran temprano, es recomendable cenar antes de las 21.30hs.

Añadir comentario