Quiero emprender

Quiero emprender ¿Por dónde empezar?

Quiero emprender!

Emprender es atrapante, pero muchas veces no sabemos qué aspectos tener en cuenta para empezar. Aquí te cuento los primeros pasos para desarrollar tu idea.

Las horas pasan y pasan, llega la noche y el día se te escabulle entre los dedos.

Yo estuve ahí, sé de que lo que se trata.

Esto influye directamente en tu vida diaria: tu humor no es el mejor, no te restan energías para hacer cosas fuera de la oficina.

O simplemente los números no cierran tal como esperas.

Pero el asunto no termina ahí: querés comenzar un proyecto pero no sabés cómo, qué hacer.

También te entiendo. La búsqueda de información a veces puede ser abrumante, internet aporta muchísimas cosas y dar en la tecla con lo que cada quien necesita lleva su tiempo.

Por eso, en este camino que yo recorrí, aprendí algunas cosas que quiero transmitirte para que tu planificación sea más efectiva.

Manos a la obra entonces!

 

Tu idea debe reflejar tu esencia

Tu emprendimiento debe reflejar algo de vos, tu esencia, lo que te gusta.

Esto significa que el proyecto que desarrolles debe ser algo que disfrutes hacerlo.

Siempre me gustó trabaja ayudando a los demás.

Desde distintos roles fui encaminando mi pasión hasta convertir una idea en un proyecto.

El placer que nos genera trabajar en un emprendimiento impacta directamente en la energía que le imprimimos al mismo.

Para ello, el primer paso es hacer una lista de las cosas que sabes hacer y que te gustan. Incluí todo, aquello que tenga que ver con tu profesión u hobbie.

 

Aportar valor

El segundo paso es preguntarte ¿qué problemas resuelve mi idea?.

Para que tu proyecto sea atractivo, debe aportar soluciones a preguntas o inquietudes que la gente habitualmente tenga.

De la lista que hiciste anteriormente, vas a subrayar aquellas cosas que consideres que aporten valor a tu futuro público.

Por ejemplo, si vas a dedicarte a la elaboración de comidas, podés pensar qué tipo de comidas le darían un diferencial a tus clientes y por qué.

 

Organizar la agenda

El tiempo es una variable subjetiva y a la hora de emprender debemos considerar tener un valor objetivo de referencia en este aspecto.

Cuando empecé con este proyecto, tenía dos trabajos y casi no tenía horas libres en mi día.

Pero entendí que para empezar era imprescindible disponer aunque sea de 30 minutos al día para ir paso a paso.

Porque emprender lleva su tiempo.

En un primer momento, en la puesta en marcha, por lo que deberás destinar un espacio en tu agenda para trabajar en tu proyecto y sostenerlo a través de las semanas para que avance progresivamente.

Y para cuando esté listo, debes planificar cuántas horas al día le dedicarás, para distribuir las tareas en una agenda, hasta que ya sea un hábito.

 

Herramientas de trabajo

Una vez que tenés una idea, qué vas a aportar, sabés cuánto tiempo vas a dedicarle al proceso creativo y posteriormente al proyecto propiamente dicho, llegó la hora de pensar qué herramientas necesitás para poder desarrollarlo.

Este fue un paso clave en mi investigación.

Fueron muchos meses de búsqueda, de analizar qué funciona, qué no, qué es para mi.

En la era de las tecnologías y redes sociales, cuando hablamos de herramientas, nos referimos a los espacios virtuales que van a permitir visualizar nuestro producto o servicio a los potenciales clientes.

Vamos a decidir en qué medios virtuales estaremos presentes, si vamos a contar con una web, qué características tendrá.

En qué redes sociales publicaremos, cómo diseñaremos las piezas gráficas para los posteos, el logo, etc.

 

Sitio web como vidriera

Existen plataformas como WordPress que nos brindan la posibilidad de personalizar nuestro site de una manera dinámica y que pueda monetizar fácilmente.

Si bien existe la versión gratuita, es necesario invertir en la versión de pago para habilitar las funciones de cobro de nuestra propuesta.

La ventaja que presenta es que es autoadministrable, es decir, que podés cambiar el contenido las veces que quieras.

De la mano del blog o web es necesario un hosting, que es el soporte en la nube para nuestro sitio.

En este sentido te recomiendo webempresa porque tiene un soporte 24 horas los 7 días de la semana y está especializado en wordpress.

Es lo que va a darle vida a tu página, por eso es muy importante contar con uno probado, de confianza.

Si optás por este servicio, utilizá mi código gracias20 y obtené un 20% de descuento sobre el precio habitual de cualquier plan durante el primer año.

El blog como función.

Es la llave para compartir valor con tu comunidad, con quienes van a seguirte y convertirse en futuros clientes.

Sino sabés cómo hacerlo o preferís ayuda, este camino es para vos.

 

La ventana al mundo: las redes sociales

Las redes sociales son la ventana al mundo de hoy.

El éxito de la comunicación reside en la interacción de las marcas (y sus protagonistas) con los usuarios, quienes buscan una experiencia que les aporte algo.

Y ahí juega un papel fundamental lo que vamos a compartir.

Por eso, como se dice muchas veces “menos es más”.

Es mejor enfocarse en las redes sociales afines al público que queremos convocar, que abrir una cuenta en todas las que existen.

Es importante en este sentido, diferenciar los perfiles personales de los empresariales en cada red.

Veamos algunos ejemplos: en Facebook, la forma de mostrar tu marca correctamente es a través de una Fan Page.

Mientras que en Instagram es imprescindible que tengas una Cuenta Empresa (Business Profile) para que pueda sincronizarse con la página en Facebook.

En Linkedin, la página empresas es la forma correcta de conectar con los usuarios de esta red cuando tenés una marca de productos o servicios.

 

La imagen de tu marca

“Una imagen vale más que mil palabras” reza la frase. Y en estos tiempos digitales, realmente es así.

Por eso, es clave, que las piezas gráficas que utilices para postear en tus redes sociales, o para acompañar artículos en tu blog, tengan un formato profesional.

La página canva.com proporciona herramientas de diseño para no diseñadores.

Cuenta con una gran cantidad de plantillas, configuradas especialmente para redes sociales, blogs y hasta stories de Instagram.

Su funcionamiento intuitivo y la variedad de diseños y posibilidades de combinación, permiten armar la gráfica necesaria para tener posteos creativos y estéticos.

También me sirvió para armar la paleta de colores o moodboard.

Es una de los aspectos que marcan la coherencia visual de tu marca.

El logo, el corazón del proyecto.  

Lo primero que verán tus futuros clientes y miembros de la comunidad donde interactues.

Es el sello que te define.

Un punto fundamental que marcará la diferencia de cuán profesional es tu marca o no.

Debe estar tu impronta respecto a los colores que representan tu idea, lo que querés transmitir.

La voz de tu proyecto. 

Es decir, el tono con el que vas a comunicar tus ideas y aportar valor.

Toda esta información será de gran ayuda para la creación de tu logo.

Hasta aquí, lo principal para empezar. Si querés que te ayude en en estos puntos, este camino es para vos.

¿Te gustó este post? Dejame un comentario abajo sobre aquellos puntos que pensas que te interesaría profundizar, responderé con mucho gusto.

Ahora te pido un favor,

Ayudame a crecer compartiendo mi material para que otros emprendedores puedan empezar su camino ¡Gracias!

 

Añadir comentario