relato de marca

3 secretos para enamorar con el relato de tu marca

El éxito de una marca es el reflejo de cómo sus protagonistas relatan su historia y captan la atención de sus lectores. Aquí te cuento las claves.

La comunicación en una estrategia de ventas ha cambiado en los últimos tiempos.

Muchos emprendedores invierten tiempo en el desarrollo de un producto o servicio, pero no obtienen los resultados esperados.

Aún activando campañas publicitarias, las mismas tendrán efectividad si lo que se difunde da a conocer a quienes están detrás del proyecto.

¿Por qué?

Los emprendedores necesitamos generar un vínculo de confianza con nuestros lectores.

Porque a partir de una experiencia de satisfacción, estarán dispuestos a contratarnos para ayudarlos a resolver sus necesidades.

Por eso, te voy a contar los 3 secretos en los que trabajé para el relato de mi marca o storytelling:

# 1 – Humanizar

Tradicionalmente las marcas eran nombres de fantasía pero poco o nada sabíamos de las personas que estaban detrás.

Hoy, nuestro público quiere saber quién realiza la promesa de una experiencia de transformación a través de los productos o servicios que ofrecemos.

Darle un rostro, un nombre, es el primer lazo de confianza. Somos nosotros quienes vamos a dirigirnos a esos potenciales clientes.

La forma de comunicarnos, el tono que utilicemos, será asociado a nuestro estilo, entonces el público al que nos dirigimos, nos  identificará por ello.

En este sentido, debemos tener claro cómo es el cliente ideal que buscamos que se identifique con nuestro relato.

Solamente definiendo cuáles son sus intereses, sus hábitos, su mundo cotidiano, podremos hablarle desde el nuestro, tomando como eje los puntos que tenemos en común.

Es decir, que no le habla una marca abstracta, lo estamos convocando nosotros, con nuestras emociones y desde aquellos puntos que nos conectan.

Por eso es tan importante humanizar la marca, y como consecuencia, su relato.

Desde Ama lo que haces, quien comparte sus vivencias, soy yo, Mariana Pulvet. Si querés saber más de mí, te invito a conocer mi historia.

# 2 – Valores

Todo relato de nuestra marca, debe contener los valores que nos constituyen como emprendedores.

Es a través de ellos, que nuestros lectores se sentirán identificados y podrán inspirarse para dar un paso adelante y animarse a seguir el camino que les proponemos.

En este momento, es donde se afirma la confianza de que podremos guiarlos en este recorrido.

Por ejemplo, en mi relato de marca, manifiesto, que creo en la singularidad de cada historia y que cada quién, tiene algo para decir.

Es decir, que mi trabajo pone en valor el diferencial particular de cada proyecto sirviéndose de estrategias en la escritura para poder comunicarlo de manera efectiva.

Los valores son los que sostienen nuestra garantía de trabajo. Son los que se traslucen en nuestra historia.

Por tanto, es donde el lector deposita su voto y credibilidad.

#3 – Experiencias

En este punto, tus lectores podrán comprobar que sienten las mismas emociones, que se sienten identificados.

Las experiencias que compartimos, reflejan nuestro camino emprendedor. El punto de partida, los obstáculos que superamos.

Se trata de inspirar, ¿qué nos hace únicos? contar que nuestros comienzos, los aprendizajes vividos.

Y que tenemos algo distinto para ofrecer. Algo que tiene que ver con nuestra historia, porque hubo un proceso donde lo pensamos. Una razón.

La motivación del porqué decidimos emprender. Cómo fue el la creación de nuestro servicio o producto.

Aquí podemos explayarnos sobre los beneficios de lo que ofrecemos, y en el mensaje debe quedar claro qué le aportamos a quienes nos elijan.

Mi gran experiencia de aprendizaje

En mi proceso de construcción de marca, me fui nutriendo del saber de varios especialistas que me guiaron en este camino.

Sin embargo, hubo un momento que sufrí una parálisis por análisis, donde al reunir tanta información, no sabía cómo avanzar.

Mis conocimientos iban aumentando, pero a la par no lograba darle un foco a mi proyecto.

Había comenzado mi cuenta en Instagram, mi blog y sentía que daba vueltas en un círculo, donde a la transmisión de mis ideas le faltaba fuerza.

¿Cómo logré salir de este impass?

  • Organizando mi calendario editorial: planifiqué qué quería compartir en redes, en qué orden y con qué propósito
  • Hice una selección de la información útil para mi emprendimiento. Comprendí que cada quien debe tomar lo que le sirva y no todo lo que ofrece el mercado digital

Ahora, que hemos recorrido estos puntos ¿Te animás a enamorar con tu relato de marca?

Y si sentis que necesitás que te acompañe para definir tu voz de marca y conectar más y mejor éste camino es para vos

Si te gustó el artículo, compartilo con otros emprendedores para que puedan también  hacer la diferencia al escribir su historia.

Muchas gracias!

Mari

Añadir comentario